"La gente no busca razones para hacer lo que quiere, busca excusas"
William Somerset


23.9.07

Vlad Tepes


Vald Tepes, nuestro Drácula verdadero.
Bram Stoker se inspiro en este érsonaje historico al escribir su best seller Drácula, y a Vlad no le pagaron derecho de autor ni nada.


Vlad Tepes "El Empalador", mejor conocido en el mundo entero como Drácula, piso este mundo por primera véz, según se cree, entre Noviembre y Diciembre de 1431 en la ciudad de Schässburg, Transilvania.


Su trahumatica infancia fue muy determinante en su forma de gobernar años más tarde. A los 13 años junto a su hermano Radi fue entregado al ejercito turco en 1444 como rehén y muestra de sumisión y garantía al Sultán. Fue criado por el mismo Murat II (padre de Mehmet, el cual fue como su hermano). De forma que se evitará otra traición por parte de Vlad Dracul (su padre). Se cree que ahí fue cuándo aprendio las torturas humillantes, las cuales jamás olvidaría.

A su regreso del exilio, su padre Vlad Dracúl había muerto a golpes y a su hermano mayor Mircea le habían quemado los ojos con hierro al rojo vivo antes de enterrarle vivo en la plaza Tirgoviste por ordenes de los Boyardos, una aristocracia local. Desde entonces Vlad les guardo rencor eterno.

Los turcos lo apoyaron hasta convertirlo en rey de Valaquia (antes incluso llegó a ser príncipe de Transilvania, pero sólo durante unos meses). Esto ocurrió en 1448, pero los húngaros lo expulsaron por culpa de Juan Hunyadi, comandante en jefe de los nobles de Hungría, antiguo aliado de su padre.

Durante ocho años Vlad estuvo viajando por lugares de Valaquia buscando apoyo. Se sabe que en este tiempo contactó y trabó amistad con Esteban de Moldavia, quien le ayudaría en el futuro contra los turcos cuando éste se convirtió en voivoda de su país. Además aprendió varias tácticas político-militares.

Cuando conoció que los turcos habían sido rechazados por los húngaros se lanzó al ataque del poder que ostentaba Vladislav II, protegido de los turcos e hizo que le asesinarán en la plaza Tirgoviste. Una vez convertido en príncipe, en 1456, los reinos cristianos lo reconocieron como tal.

A partir de entonces, fue muy sádico en su forma de gobernar y esta documentando que entre 1456 y 1462 asesino a más de cien mil personas. Por ello el sobrenombre de Tepes, que en rumano significa "empalador".

Uno de sus asesinatos maseivos fue en contra de los Boyardos (asesinos de su padre) en Pascua de 1459, invitandolos a una gran cena con su mejores galas. Acabando de cenar, mando empalar a los más viejos a los jovenes ir hasta Târgoviste a un castillo en ruinas, muchos perecieron en el camino pero quienes sobrevivieron fueron obligados a construir el castillo de Vlad.

Solía hacer divertidas formas geometricas con sus empalados. Un ejercito turco que fue a hacerles guerra, regreso a sus tierras aterrado al ver varios miles de empalados a orillas del río Danubio.

Tiempo despues, organizo otro gran banquete dondé fueron invitados todos los pobres, ladrones, tullidos, leprosos, enfermos y pordioseros. Una véz llenos de comida y borrachos de vino, les pregunto si deseab una vida sin desgracias y dondé todos los días hubiese un banquete así, a lo que respondieron que sí, de inmediato Vlad mando cerrar todas las puertas y prendio fuego sin dejar uno vivo. Así fue acabando con la pobreza de todos los lugares que goberno, pues esas personas no aportaban nada al país.

El siguiente grupo para él improductivo fue el de los gitanos, mando traer a una comcarma y asó a los 3 lideres, obligando a los demás a comerselos. Luego les dijo que se afiliarán al ejercito o serían asados. Optaron por lo segundo.

Luchó y descargó toda su brutalidad tanto contra cristianos como contra musulmanes. Dependiendo lo que le convenía en cada momento, luchaba contra aquel que le hiciera pagar tributos. Fue traidor sádico de ambos bandos, inspiración de muchas leyendas.

Tanto musulmanes como cristianos lo tenían por maldito, quedándose él en una posición media, obligando a musulmanes de su país a luchar contra los musulmanes turcos, y a los católicos a matar ortodoxos.

El Día de San Bartolomé de 1459, Vlad hizo empalar a la mayoría de los habitantes sajones de Brasov, una ciudad transilvana que se había rebelado contra él ya que habían apoyado al pretendiente Dan II, junto con desleales húngaros y rumanos, y a continuación organizó un festín en el centro de este nuevo Bosque de Empalados aún aullantes, frente a la tarima donde un verdugo descuartizaba lentamente a los cabecillas de la sublevación y sus familias. La peculiar celebración duró hasta muy entrada la noche, cuando, para iluminarse, Vlad y su ejército prendieron fuego a la ciudad ante los ojos de sus 30.000 agonizantes ciudadanos.















Pero después de 1462 los turcos se desquitaron, pues ocuparon Valaquia conquistando su capital Tirgoviste, y Vlad huyó a Hungría para pedir protección (antes de su huida su mujer se había suicidado tirándose al río, ahora río de la Princesa, por la torre del castillo de la capital y su hijo murió durante la escapada), pero el rey de ese país lo mandó encarcelar durante doce años en el castillo de Visegrád, en la torre de Salomón.

Mientras tanto, entre 1462 y 1475, Radu, hermano menor de Vlad, hombre débil y carente de personalidad, se sentó en el trono de Valaquia casi como un títere de los turcos.

En su estancia penitenciaria hizo de encuadernador de libros y fue exhibido como atracción a las personas que se acercaban al castillo. Mantuvo su sangriento sadismo matando aves y roedores.


Más tarde, Vlad recuperó su libertad en 1473 y su trono el 11 de diciembre de 1476, gracias al apoyo real húngaro obtenido. Su última acción fue en diciembre (se dice que fue el día 31) de 1476, cuando Vlad se lanzó a atacar a los turcos. Estos habían preparado otro gran ejército para conquistar Valaquia y poner en el poder a su voivoda, Basarab Laiota. Los turcos estaban apoyados por los nobles boyardos, quienes les dejaron vía libre para penetrar en Valaquia. Y fue Basarab quien se lanzó contra Vlad Draculea en una emboscada en la que murió éste y la mayoría de su guardia personal de moldavos, de los que sólo quedaron diez soldados. Su cabeza fue entregada a los turcos quienes la exhibieron como trofeo colgada de una estaca en el centro de Estambul.

Aunque no se ha podido confirmar, su supuesta tumba podría estar en un pequeño convento del lago Snagov, cerca de Bucarest, en donde hay inscripciones y diferentes retratos sobre él.

Llegó a tener otro hijo, llamado también Vlad, con la príncesa húngara anteriormente referida (que se suicidó al no soportar la vida en el castillo de Visegrád). El hijo no llegó a gobernar y murió en 1500.

1 Opiniones:

NeKro dijo...

Emocionante vida si me lo preguntan... ahora los turcon no conocían la frase "cría cuervos que te sacaran los ojos"...?? Me gustó mucho el relato de la vida del amigo Vlad